Blogia
NOTICIAS de la Plataforma Perú Libre de Transgénicos

“Los negocios ecológicos son viables, no es romanticismo”

(Entrevista a Silvia Wu en Peru21, jueves 1 de enero de 2009)

En 1989 fue fundadora de la Red de Agricultura Ecológica del Perú (RAE). Silvia Wu también participó en la creación de la Bioferia del Parque Reducto y, ahora, impulsa el Punto Justo y Sano de San Borja.

Informes en www.raeperu.org o al mail silviawuguin@hotmail.com

Autor: José Gabriel Chueca

"Yo notaba que había un quiebre en la gente, que había preocupación por el medio ambiente. Pero yo pensaba que no solo se trataba de estar triste porque hay menos ballenas o menos elefantes. Era un asunto que tenía que ver con todo nuestro entorno. Así llegué a la alimentación. Yo tuve una serie de alergias a la piel que eran muy fastidiosas, y no sabía a qué se debían. Hasta que descubrí parte de sus causas cuando estudié agronegocios", explica.

¿Cómo así?
Porque nos hicieron ver la realidad de las crianzas, que son lo más antiecológico que existe. Por ejemplo, una res criada para carne es alimentada con todo aquello que genere músculo rápido. Pueden ser anabólicos o la excreta que producen los pollos –gallinaza– después de comer 20 horas al día. Nos enseñaban todo eso para que fuéramos productivos y competitivos; entonces, valía todo. Así entendí por qué la carne de res en Lima me caía tan mal, igual que el pollo. Un pollo que no duerme genera una serie de sustancias que debilitan su sistema inmunológico; entonces, para que no se enferme, hay que darle antibióticos de prevención. La crianza en Lima es de temer para organismos débiles, como el mío.

¿Tan mala es la comida?
¿En qué momento pasamos a pensar que la alimentación es solo un protocolo en nuestras vidas y no el ladrillo que hace nuestro cuerpo? La industria alimentaria también es criminal. Por eso hay tantas enfermedades.

¿Cómo fundó la Red de Agricultura Ecológica del Perú?
Empezamos en el 89 solo con el tema de agroquímicos en el campo. Desde el 60 hay estudios serios de impacto negativo de los agroquímicos en la salud y en el medio ambiente. Pero los poderes económicos callaron esta información. Nosotros fundamos la red para llamar la atención sobre esto y para mostrar que hay formas naturales igual de eficientes.

¿Qué resistencias encuentran?
Si hablamos de alimentación sana, estamos yendo contra los hábitos aprendidos por tres generaciones. Cuando los consumidores asumen lo que les explicamos, giran 180 grados, pero el proceso es lento.

¿Qué es el Punto Justo y Sano?
La Bioferia del Parque Reducto nació con la idea de preocuparse solo por consumo sano. Pero nos dimos cuenta de que, a la par, tiene que haber comercio justo y ético. Por eso nos juntamos con los artesanos del comercio justo. El Punto es como un primo hermano de la Bioferia. Está en la cuadra 35 de la Av. Aviación. Pero, por ahora, solo tenemos permiso para el segundo y cuarto sábado de cada mes. Esperamos que este año, siendo San Borja un distrito ecológico, tenga esta feria ecológica todos los sábados.

¿Qué es el comercio justo?
Es una forma de intercambio más equitativo. Se quiere que haya ganancia para productores y consumidores con simetría.

¿Hay productos ecológicos de bajo precio?

Sí. Pueden costar igual que los productos no ecológicos. La única hortaliza cara es el tomate ecológico, que cuesta 5 soles el kilo. Pero a un sol la lechuga, el rabanito, la acelga o la zanahoria, no es caro. Sin embargo, un kilo de huevos o un kilo de pollo sí es costoso. Porque se obtienen en el tiempo que deben obtenerse. Un pollo feliz tarda en crecer de tres a cuatro meses. Los pollos que venden para comer tardan siete semanas.

Es decir, si quiero tener una alimentación sana, tendría que adaptar mi alimentación a esos precios.
Sí. Y, además, debemos recordar que se nos ha condicionado para que pensemos que todos los días tenemos que tener una presa de algo en el plato. Eso genera presión sobre la producción, que se pone al límite.

¿Los productos ecológicos son una opción de negocio factible? ¿Qué rubros hay?
Muchos. Actualmente, la cosmética ecológica mueve millones de euros. Hace diez años se cultivan plantas aromáticas en Cusco para exportar a Europa. También hay ropa. Hay productores de algodón ecológico para jeans que salen al extranjero. Hay para negocios chicos y grandes. No es romanticismo. Es viable. Además, tiene la gratificación espiritual de saber que uno hace un bien. Es cosa de reaprender lo que a uno le enseñan en la universidad para ser competitivo a toda costa.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres